El encanto del lago Atitlán

Atitlán




El encanto del lago Atitlán de Guatemala no se compara con nada en toda la región. Se trata de un accidente hidrográfico de 18 km de longitud, con al menos 350 metros de profundidad variable. Está ubicado en el departamento de Sololá, a 1560 metros sobre el nivel del mar. Está bordeado por 12 pueblos indígenas y tres imponentes volcanes: Atitlán, Tolimán, y San Pedro, que ofrecen a los visitantes, una vista excepcional, por su belleza, y la variedad de fauna y flora que los rodea.

Herencia Cultural

Santiago Atitlán fue en la época precolombina la capital del reino Tz’utujil. Hoy, es una de las más importantes poblaciones indígenas de América. Situado a orillas del lago, entre los volcanes Atitlán y San Pedro, alberga increíbles paisajes pero sobre todo, incomparables vestigios arqueológicos. Su cultura, incluye una simbiosis entre religiones occidentales y su fe ancestral. Pero, lo más impactante, es que sus habitantes no han perdido el arraigo. Actualmente, Guatemala es el país que mejor conserva los vestigios de la Cultura Maya y todo eso sucede, alrededor del lago Atitlán.

Viaje y hospedaje

Atitlán

Para llegar al lago Atitlán se viaja en autobús desde el departamento de Sololá hasta Panajachel, el lugar más popular.  El viaje es de dos horas aproximadamente y una vez allí, se llega de un pueblo a otro en lancha. El hospedaje resulta complejo porque no todos los hoteles aparecen en internet. Lo más común es recorrer el lugar buscando habitaciones disponibles. El pueblo de Santiago La Laguna es el menos concurrido, así que encontrar hoteles allí es más fácil que en otros lugares.

Atractivo turístico y Viva Atitlán




Más allá de vistas hermosas, en las cercanías del Lago Atitlán se desarrolla el programa turístico Viva Atitlán. Está destinado a permitir el contacto entre visitantes y habitantes de la región para conocer sus costumbres ygastronomía. Su gente, de hecho, es el principal atractivo del lago pues se trata de auténticos Mayas, pertenecientes a las etnias Tz’utujil, Quiché y Kaqchiquel.

El programa pretende conservar las costumbres y tradiciones Mayas y resguardar la riqueza natural y cultural del lago y sus alrededores.  Además, ofrece a los turistas ambientes seguros y controlados que permiten vivir de cerca la rutina de los habitantes. Y por supuesto, actividades recreativas, paseos, caminatas, deportes y otras aventuras que pueden experimentarse en el lago Atitlán, en compañía de sus guardianes.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido